viernes, mayo 3

De besos, de panes, del putuChef Daniel Jordà

Trabajaba yo todavía en Barcelona cuando me tocó llamar al panadero Daniel Jordà para unos asuntos de eventos y talleres de pan. Debo confesar que fui invadido por ese cosquilleo de emoción de los primeros besos y por esa tembladera de esfínteres propias del efecto gastrofarandulero. Y le llamé. Y me reuní con él. Y nos tomamos unos cafeses en el bar de al lado. Y los panes ya no fueron lo mismo.

Fue el primer café de unos cuantos pocos más, que se alargaron durante casi dos años. Hablamos de lo divino y de lo humano. De mucho hijueputa y de algunos hombres buenos. De ruinas y de resurgir de las cenizas. De Singapur, de la Barcelona pija y del Barri de la Trinitat. De mujeres, de esposas, de hijos y de amigos de verdad. De tocar de peus a terra.

Curiosamente, casi no hablábamos de pan.

Nunca me hizo caso cuando le insistía que expusiera enmarcada, en alguna pared de la tienda, la chaquetilla que lució en Singapur. Demasiada humildad y demasiado amor a su oficio bajo esa barba, para tan arrogante y prepotente propuesta de un mindundi como un servidor. Eso sí, nos permitimos, cual dioses paganos, bautizarlo con el nombre de putuChef. Me fui de Barcelona para aterrizar en Bogotá sin poder conocer las nuevas reformas de su obrador de Panes Creativos. Sin ver más talleres después de aquel que inauguramos con la ayuda de Starbase y de Julia. Sin probar sus nuevos panes. Sin poder asistir a la publicación de su libro. Sin poder olvidar su pan de panceta y su pan de fresa y chocolate blanco.

Afortunadamente, el estraperlo sigue existiendo entre los primermundistas y los tercermundistas. Así que, tras dura negociación e intercambio de rehenes, el libro llegó a Bogotá a través de un famoso contrabandista bloguero que trafica hasta en los planetas y galaxias del espacio exterior. Incontinencia infantiloide al destrozar el envoltorio. Libro firmado y dedicado. Lujazo de máximo placer onanista y bibliófilo.

Y como se debe practicar con el ejemplo, el libro Panes Creativos se ha convertido en una de las biblias para El Obrador de Bogotá. Un cuaderno de bitácora de las masas madre. Un icono al que se le rinde pleitesía y reverencia. Una droga dura para Andrés, adicto a las masas y yonqui de los fermentos.
También el libro de Dan Leppard, pero el putuChef se pone celoso.

Así pues, que mejor homenaje que presentarte, putuChef,
a tus hijos bastardos y sudacatalanes:

Pan de mostaza
Pan con semillas de amapola

Pan de sésamo
Pan de queso azul

Pan de tomate
Pan de cherry en almíbar, Pan de brie y mermelada de pimiento, Pan de maní, Pan de nuez del Brasil
Pan de briox
Futuras torrijas


Pan de kamut 100%
PAn de kamut 100%


Pan con orégano
Panecillos

Ahora el putuChef despierta a su secta panarra de feisbuc con poemas y besos desde su obrador de Barcelona. Nosotros nos acostamos con esos besos en Bogotá. Desterrando a Morfeo y meciéndonos en nubes de panes. Custodiados por un enjuto angelito de desgreñada barba y zapatos nevados de harina.

11 comentarios:

  1. Es nota la gran amistat que ha sorgit entre el Daniel i tu. Putochef, i gran persona... ? tòpic i típic però... cert, no? Petons

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivament Marina, no només es sexe ;-)

      Eliminar
  2. Senyor Panxeta:
    que lindo artículo, nos recuerda a nuestro vecino el PChef Daniel!!!!, extrañamos sus panes desde Medellín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Senyor JT,
      Está usted en Medellín? Metido en asuntos de cocina?
      No dude en venir a visitarnos si se acerca a Bogotá!
      https://www.facebook.com/pages/El-Obrador-Cocina-Artesana/391106324303357?ref=hl
      Saludos!

      Eliminar
  3. No, si al final van ustedes a conseguir que me caiga bien, el tal Jordá :-)

    Que estaré difunto, pero sigo empeñado en ejercer de pesadilla. O de, como era? Ah, si.Chupamelindros.

    ResponderEliminar
  4. No me cabe la menor duda que usteccc i el senyor putuChef harían buenas migas, cortezas y roscos.
    Y le prefiero de pesadilla antes que a Sostres, imagínese como le aprecio a usteccc!!! Si, chupamelindos. En catalán queda muy gay: xuclamelindros (pronúnciese, shuclamelindrus)
    Aperta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sostres es ese señor que tiene pinta de ducharse una vez al mes, le haga falta o no, pero que al oirle descubres que lo que no se lava es la boca desde su más tierna infancia? Ah, bueno, si me prefiere de pesadilla no sé si tomármelo a bien o a mal

      Eliminar
    2. Tómeselo a mal, carajo! que solo es por tocarle a usteccc los carquinyolis!!!

      Eliminar
  5. Va uno y se levanta a las seis de la mañana porque la reina del seu cor le ha dejado apuntado que venga a emocionarse con gastromimix, y eso que llegó de zampar argentinamente ayer noche y anda petao. Y a las seis de la mañana leyendo un poco sobre panes y un mucho sobre personas... y vale la pena, tú.

    ResponderEliminar
  6. Déjese guiar, que su reina sabe lo que lee y goza de buen criterio. Usteccc ya ha pasado al lado oscuro de las comilonas, de la nocturnidad y alevosía y, lo peor de todo, de las teclas. Usteccc ya no es un Starbase, es un Starlet.
    Abrazos domingueros.

    ResponderEliminar