jueves, julio 12

Xuixo, xuxo, xuixu, xuxu, suso, susú, chucho. La historia oculta (I)


Andábamos de cháchara ayer noche con un grupo de Gastroblocaires en el incomparable marco de la Terraza del Teatre Grec, en la falda de la montaña de Montjuic, y no recuerdo cómo salió el tema del chucho de crema, del cual hace unos días nos hablaba el cachondo y generoso de Tiriti en su glotón y homónimo blog Tiritinyam. Ayer le tocó presidir la mesa, servida por el Catering Casanovas, que oficia en tan espectacular entorno. Y acabamos, como no podía ser de otra manera, riendo con sus historias hasta desencajar las mandíbulas y refrescando el gaznate con un sorprendente gin tonic de Jodhpur recomendado por un atento y distendido servicio de sala. Gracias a Nati Palomo, a Pep Palau y al equipo de Casanovas.

No quedaba más remedio que registrar hoy un par de estanterías de la biblioteca Gastromimix para dar con un rarísimo y buscado ejemplar editado por el Ajuntament de Girona en 1992, escrito e ilustrado por Carles Vivó que nos cuenta los diferentes orígenes del Xuixo de Girona.

Transcribo directamente del catalán para conservar la autenticidad de tales documentos. Y la cosa empieza así:

"Sembla ser que els xuixos de Girona varen néixer al començament dels anys vint d'aquest segle a la pastisseria que l'Emili Puig tenia al carrer de la Cort Reial. Segons s'ha explicat de pares a fills, un confiter francès que buscava feina va ensenyar al senyor Emili Puig l'elaboració d'un pastís que ell anomenava ‘chou à la crème’. Malgrat que el confiter del país veí va poder quedar-se molt pocs dies a Girona, el pastisser gironí ja tenia la recepta d’aquesta pasta- El nom és força fàcil de deduir: del ‘chou à la crème’ es va passar al nostre conegut i reconegut Xuixo

fotografía de Josep M. Oliveras
El autor de las investigaciones, Carles Vivó, nos descubre unos documentos encontrados en un pequeño archivo secreto que apareció casualmente tras unos armarios de los Archivos Municipales de Girona, hace ahora poco más de 20 años. La euforia olímpica y los correspondientes cargos políticos se encargaron de amortiguar tal descubrimiento en los medios de comunicación y acabaron enterrando de nuevo estas historias. Y así se ha convertido este libreto en un objeto un tanto clandestino y muy buscado por coleccionistas particulares, libreros de viejo y cronistas del condumio.

Tras semanas de documentarse y rebuscar en los Archivos Municipales, el autor se topó casi sin querer con dicho pequeño y oscuro zulo repleto de estanterías con documentos que en su día alguien decidió que no se podían hacer públicos. Desde un plano exacto de la isla de “Xauxa”, minuciosamente dibujado por un judío gerundense del siglo XII, conocido por sus viajes alrededor del mundo. Un diseño de revolucionarias chimeneas realizadas por un arquitecto que acabó sus días en un psiquiátrico de Salt. Incluso unas declaraciones de tres brujas que fueron juzgadas por la Santa Inquisición en Besalú.

Y para su sorpresa, unos papeles de pergamino donde encabezaba en bellas letras la palabra “Xuixo”. ¿Quién pudo tener interés en ocultar algún secreto de este dulce? ¿Qué tenía de oculto o vergonzoso este pastelillo relleno de crema y frito en aceite de oliva? Carles Vivó se armó de valor, quiso llegar al final de la investigación y esclarecer el porqué de aquellos archivos ocultos entre los muros de la ciudad de Girona. Así pues, desde Gastromimix os transcribimos estos textos preocupantes, perturbadores, inquietantes pero, sin lugar a dudas, rigurosamente verídicos.

“Sembla que les primeres notícies històriques sobre el xuixo apareixen en un document del segle XIII, en el qual s’explica que, al carrer de l’Argenteria, hi havia un obrador de pastisseria regentat per un vidu que tenia una filla més bona que el pa de pessic. La nena, que es deia Dolça, com és natural, era la nineta dels seus ulls i sempre havia d’esquivar una munió de pretendents: cap era prou bo per a la seva nena!

I Dolça creixia en edat i saviesa (i en altres coses) envoltada de galetes i brioxos, de carquinyolis i tortells, d’ensaïmades i melindros, de coques i de ‘croissants’.

Fins que un dia es va declarar una pesta ciutadana localitzada, precisament, al carrer de l’Argenteria. El carrer va ser posat en quarantena i tancat i barrat pels dos extrems. Ningú no podia entrar ni sortir. La gent del carrer s’avorrien com ostres i sort varen tenir d’un trapella vingut de l’altra banda dels Pirineus, anomenat el Tarlà, que els va distreure amb les seves habilitats com a malabarista i equilibrista. I era tan eixerit, tan simpàtic i tant bufó, que la filla del pastisser, la Dolça, va perdre els trucs i en va quedar profundament enamorada.

I primer tot varen ser mirades de reüll, després paraules tendres i, finalment, la cosa va acabar com havia d’acabar: al llit. Encara que, en aquest cas, en saber-se vigilada pel seu progenitor, la noia portava el xicot al obrador de la pastisseria quan el pare no treballava, per tal de deixar actuar les respectives biologies, mentre flairaven olors de vainilla i de cacau, de canyella i de matafaluga...

Dibujo de Carles Vivó, 1992
Fins que un dia el pastisser, en sentir fresses estranyes a l’obrador, hi va anar a corre-cuita i, primerament, no va veure res especial. Però de sobte, va sentir un gran esternut: ‘txou!!!’, que venia de dintre la pastera. La va obrir i va trobar els dos amants amagadets, a dintre, envoltats de llevat i farina, blancs com fantasmes. Després de les exclamacions de rigor i d’amenaces de mort cap al Tarlà, aquest va tenir un acudit salvador: va proposar al pastisser de lliurar-li una recepta secreta, procedent de França, per fer un pastís exquisit que el podria fer ric.

La cobdícia del pastisser era més gran que el seu honor de pare i varen fer tractes. I així es va començar a fer aquell pastís extraordinari. Com que no tenia no, en record de l’esternut delator el varen denominar ‘txou-txou’, que, amb el temps, es va convertir en ‘xuixo’, el Xuixo de Girona”.



En la próxima entrega de estos fascinantes secretos del chucho de crema, os transcribiremos el importante papel que este dulce tuvo en la “Guerra del Francès, la Guerra de la Independència, que en diuen a Espanya” y como las valientes mujeres de Girona formaron la “Companyia de Santa Bàrbara” para luchar contra los ejércitos napoleónicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada