sábado, julio 7

Els còctels del BOADAS

No podía ser que después de la aventura del Parfait Amour dejáramos de rastrear al Boadas Cocktail Bar en forma de letras impresas.

Así pues, llega a la biblioteca de Gastromomix el libro de Maria Dolors Boadas, publicado en primera edición en noviembre de 1990 de la mano de Columna Edicions en Barcelona:

ELS CÒCTELS DEL BOADAS - COCKTAIL BAR

Boadas pintado por Germán Monzó
M. Dolors Boadas "nació en Barcelona en 1935 y, incluso cuando era muy joven, ya hacía de ayudante de su padre, Miquel Boadas, en todos los trabajos del bar. Aún pensando que esta inclinación de su hija sería fugaz, la inició en todos los secretos de la profesión". Y así han pasado más de cuatro décadas.

Miquel Boadas "era hijo de emigrantes catalanes establecidos en Cuba. Nació en la Habana en 1895 y muy pronto se interesó por el negocio familiar, la taberna donde dio los primeros pasos en lo que se convirtió su profesión. A los diecinueve años ya trabajaba en el famoso bar Floridita, verdadero centro internacional de la coctelería".

En 1926 volvió a Barcelona donde trabajó en diversos locales de prestigio. Finalmente, en 1933, inauguró el Boadas Cocktail Bar, su propio local donde desarrolló un infatigable y encomiable trabajo, continuado por su hija Ma. Dolors y su yerno Josep Lluís.

Del prólogo se encarga, como no podía ser de otra manera, Manuel Vázquez Montalbán. "Una declaración patriota" donde defiende a los cócteles como "una bebida tan urbana como los taxis y la novela negra, tres pilares que hacen tolerable la ciudad. Exquisiteces urbanas, construcciones artificiales, brebajes que hacen compañía y que ayudan a la transformación del imbécil del doctor Jekyll en el animado mister Hide. Corto o largo, el cóctel es la única droga postmoderna aceptable, ya que reúne diferentes culturas del alcohol y del color al servicio de la cultura del sabor".

Y por supuesto, encuentro entre sus páginas los dos cócteles con los que arreglábamos el mundo hace un mes: el Grasshopper y el Mar Blau. Con el valor añadido de que los cócteles del libro marcados con asterisco son creaciones exclusivas del Boadas, cosa que sucede con el Mar Blau.

Grasshopper:
Preparar en una coctelera hielo, 1/3 de crema de menta verde, 1/3 de crema de cacao blanca y 1/3 de crema de leche. Agitar y servir en una copa de coctel.

Mar Blau:
Preparar en vaso mezclador hielo, 1/2 de ginebra, 1/2 de vodka, una gota de Parfait Amour y una gota de curaçao azul. Mezclar y servir en una copa de coctel adornado con una guinda.

Boadas Cocktail Bar pintado por Opisso en 1940 

Como dice el padre de Carvalho, "Can Boadas básicamente es un lugar donde siempre se quiere volver y, a veces, si por lo que sea has retrasado demasiado este retorno, cuando traspasas el umbral te invade la satisfacción doble de que todo continua como siempre: el local y tú mismo. ¿Se puede pedir algo más?".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada